Parque Infanta Elena. Sevilla. Análisis crítico. MTAL. 2015-2016

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

ESTILO ACTUAL

Al ser un parque de estilo urbano se caracteriza por encontrarse en una región urbana cuya finalidad es prestar servicio al público que acoja, sean o no de la zona. Para ello se encargan de que esté provisto del mobiliario necesario como zonas de juegos, bancos, papeleras, baños públicos… Y de aquellos componentes que de verdad le hagan merecer el nombre de “parque”: senderos, amplias zonas verdes… (Ayuntamiento de Sevilla, 2015 y Wikipedia, 2015).

 

CIRCULACIONES (CAMINOS), ACCESOS EXISTENTES, CERRAMIENTOS.

Lo que era el parque los primeros años no tiene nada que ver con lo que es ahora. Hará más o menos unos cinco años los caminos aún eran de albero, lo que resultaba un verdadero fastidio tras cualquier episodio de lluvias, pues se formaban tal cantidad de charcos que, casi por regla general, la gente no volvía a ir hasta pasados unos días. Y si todo fuesen los charcos… Con los años y la erosión, en algunos puntos dejaron de existir los caminos para recibir a las cárcavas, aunque no muy pronunciadas.

Después de las reformas generales que ha ido sufriendo el parque estos últimos años, los caminos se allanaron y cubrieron con grava. Los mejoraron, sin duda, pero todavía falta un detalle que muchos habrán echado en falta: un carril bici. No hay un carril bici en todo el parque, y no es novedad que la gente suele acudir a los parques para dar una vuelta en bicicleta. Lo mejor es esto: Fig. 21.

 

Fig. 21. Norma sobre el uso de bicicletas y el no cumplimiento de esta. Fuente: Propia.

Fig. 21. Norma sobre el uso de bicicletas y el no cumplimiento de esta. Fuente: Propia.

 

¿Es que a la gente le gusta desobedecer las normas porque sí? Pues alguno habrá, por qué no, pero ¿se capta la falta de interés que se tiene respecto a este tema aparte del evidente error en la señal? A lo que uno se pregunta: ¿para qué se molestan en poner un cartel si, en este caso, no hay más caminos que los peatonales? ¿Por dónde van a ir los que vayan en bicicleta, por entre las ramas de los pinos y pendientes de si se chocan o no con los troncos? Naturalmente, irán por el único camino que hay. Uno en el que más de una vez ha habido sustos y atropellos involuntarios. Por la zona hay niños corriendo y jugando, personas que salen a correr, pasear, disfrutar del tiempo libre… Y lo último que se quiere es estar pendiente de si hay cerca alguien en bicicleta o un niño con una pelota. La Fig. 21 no lo refleja, pero cuando hay una cantidad considerable de personas concentradas en un solo camino, las bicicletas pasan a ser peligrosas, sobre todo para los más pequeños. Se rumorea que van a construir uno, pero hasta que lo hagan, la situación continuará.

En cuanto a las vías de entrada, se puede acceder al parque prácticamente desde los cuatro puntos cardinales. Cuatro de sus cinco entradas son directas, y la quinta, una que comunica el anexo al oeste del parque con una puerta al norte. Salvo las entradas principales, que sí que las clausuran grandes portones, a las demás tan solo las separa del exterior una puertecita de metal de poco más de dos metros de altura, lo que permite, tanto por ellas como por cualquier punto del perímetro de cerca, saltarla en caso de pretenderlo. Ya que hacerlo no supone ningún tipo de dificultad, y más en aquellos lugares en el que, en vez de haber postes cilíndricos hay un murete con la verja de cuadros apoyada sobre él.

Mencionar que la invasión de la vegetación en los bordes de los caminos aporta un plus a esa idea de espacio natural que persigue el parque.

 

ESTADO DE CONSERVACIÓN Y MANTENIMIENTO

 A primera vista, los caminos no están en mal estado ni suponen ningún peligro para los viandantes, están limpios de posible suciedad y de hojas de los árboles cercanos. Antes se ha mencionado que uno de los objetivos del parque es requerir la menor cantidad de agua posible y que tan solo hay dos zonas cubiertas de césped; todas las demás, aunque parezca que haya mantos verdes, son pequeñas plantas adventicias que han ido creciendo bajo las hojas caídas de los árboles de la zona. Por lo que está claro que se quiere ahorrar, sobre todo económicamente. Fin en el que reparamos al ver esto: Fig. 22 y Fig. 23.

Fig. 22. Contorno de la laguna.

Fig. 22. Contorno de la laguna. Fuente: Propia.

Fig. 23. Contorno de la laguna.

Fig. 23. Contorno de la laguna. Fuente: Propia.


Con el tiempo se han ido creando calvas en el suelo hasta llegado el punto en el que no hay ni siquiera eso: Fig. 22. Y entonces tenemos un problema, la erosión. Aparte del impacto visual que causa el terreno sin cubrir o la impresión de dejadez que nos alcanza al ver el estado en el que está la cubierta de césped en la Fig. 23.

Colina_critico

Fig. 24. Estado actual de la colina. Fuente: Propia.

Las acción de la lluvia se advierte con el paso de los años y es por esto que cada período de tiempo deberían plantearse volver a sembrar césped tanto en el contorno de la laguna como en la colina o centro de mantenimiento. Los niños juegan allí arriba y antes no pasaba nada, pues estaba todo bien cubierto con césped y separado de la baranda con las rocas que la rodean. Pero ahora ya se deja ver la estructura sobre la que va la cubierta y alguna que otra cuerda de sujeción. Además hay zonas en las que no hay rocas que hagan de muro (Fig. 24). Y es peligroso. Los niños hacen de todo sin llegar a pensar demasiado en lo que podría pasar, y más de uno sería capaz de agachar la cabeza, pasar por la baranda y subir por la estructura de metal que hace de techo (Fig. 25).

 

IMG_20151016_160518

Fig. 25. Techo del centro de mantenimiento. Fuente: Propia.

 

En las zonas más rústicas como las que pueden ser las masas de coníferas, el mantenimiento que hacen, principalmente, es de limpieza. Aunque a veces también se da alguna que otra poda. Sin embargo esto lo suelen dejar para los árboles y arbustos de menor porte  que decoran la linde de los caminos.

En la parte sur del parque, el gran muro (Fig. 26) que separa este de una subestación eléctrica rompe absolutamente cualquier sensación que quisieran hacernos llegar con semejante densidad arbórea. Y sería de agradecer que contratasen a grafiteros de verdad que unificasen un poco las vistas con un fondo verde, tal vez, y sobre él dibujos de flora y fauna. Peculiar o no, pero si se aprovechase de verdad, considerando la extensión que tiene, podría hasta ser otro de los reclamos del parque. Otra cuestión es que pintar en él sea ilegal y que por no invertir tontamente (ya que volverían a pintar) no quieran limpiar las pintadas.

Fig. 26. Muro de separación. Fuente: propia.

Fig. 26. Muro de separación. Fuente: propia.

 

 

MOBILIARIO URBANO Y JUEGOS INFANTILES

Este es un parque en el que no se encontrarán fuentes ornamentales, ni grandes ni pequeñas, para eso ya están los surtidores de la laguna; ni jardineras, alcorques, pilonas, vallas… Por lo mismo de siempre: persigue introducirnos en un ambiente lo más natural posible.

 

Fig. 27- Fuentes del parque. Fuente: propia.

Fig. 27. Fuentes del parque. Fuente: propia.

Con las ya mencionadas reformas que hicieron hace tan solo unos pocos años, incrementaron el número de papeleras y sustituyeron las de metal (aunque sigue habiendo algunas) por otras de hormigón de mayor tamaño y forma cilíndrica, lo que contribuye además de a mantener el parque limpio, a aunar el espacio gracias a la falta de las estridentes formas geométricas.

Las fuentes no las tocaron cuando reformaron gran parte del parque. Cierto es que de vez en cuando las limpian de posibles pintadas, pero el verdadero problema de estas es el drenaje de la superficie en la que se encuentran o encontrar una con un desagüe que no esté atascado (Fig. 27).

El motivo por el que aparece ahí la fuente para perros que hay en la zona del pipican, es porque en más de una ocasión se ha visto a los perros lamer los grifos de las fuentes. Deberían plantearse adaptar las fuentes esparcidas por la superficie del parque con algún tipo de estructura que les permitiese beber sin necesidad de chupar los grifos de los que bebemos. Muchos dirán: «Pero si ya tienen una»; a lo que otros contestarían: «¿Acaso

Fig. 28. Farola. Fuente: propia.

Fig. 28. Farola. Fuente: propia.

están siempre solo en esa parte? Es como si para nosotros solo hubiese una fuente en una de las puntas del parque». Pues eso. Y tal vez, tan solo tal vez a alguien se le ocurre adosar un pequeño recipiente a cada una de las fuentes. Por ellos y por nosotros.

Respecto a las farolas, pintadas de verde para destacar lo menos posible (Fig. 28), no hay demasiadas. Unas pocas en la zona de la laguna y la colina y poco más. Ahora, con los clubes deportivos que lindan con esa parte más despejada del parque, la iluminación casi que la aportan ellos más que las farolas esparcidas por esa parte.

Las que rodean la laguna, mucho más grandes y notables, funcionan con energía solar.

Los juegos infantiles ya no son lo que eran. Ahora hay muchas más zonas repartidas por allí. Aparte de la red, han hecho distinción de edades en cada una de esas pequeñas zonas de juego. Las hay enfocadas para los más pequeños (Fig. 29), los no tan pequeños (Fig. 30) y los mayores (Fig. 31).

IMG_20151016_160716

Fig. 29. Zona de juego. Fuente: propia.

IMG_20151016_162055

Fig. 20. Zona de juego (junto a la red). Fuente: propia.

IMG_20151016_160831

Fig. 31. Zona de juego. Fuente: propia.

 

Como se aprecia en las Fig. 29, 30 y 31, las zonas están debidamente separadas y cada una tiene un suelo distinto. Las que están pensadas para que jueguen los niños, en vez de tener pavimento de caucho sintético como la de los adultos, están sobre grava fina, que absorbe mejor los impactos.

El estado en el que se encuentran no es malo. Quizás un poco sucios por la grava, que está por todos lados, pero nada más. Ni astillas peligrosas, ni cables o estructuras sueltas. Los columpios, por ejemplo, están bien apoyados, nada de cojeras o problemas de estabilidad.

SISTEMA DE RIEGO

La mayor parte del parque está pensado para que no necesite más agua de la que puedan aportar las lluvias, pero hay excepciones: la laguna, el centro de mantenimiento y la parte que da a la Calle Dr. Miguel Ríos Sarmiento, todas con césped. Las tres con sistemas de aspersión semifijos.

 

 

OTROS PROBLEMAS DETECTADOS

Por último mencionar lo que ocurrió en el lugar el pasado mes de junio: una tala que no pasa desapercibida. De esto se ha encargado el Ayuntamiento de Sevilla y cuya justificación, argumenta, es el riesgo que presentaban, por la altura de las ramas, los árboles plantados bajo el tendido eléctrico. Diversas caras de la política tachan la acción de arboricidio, otras tantas de necesaria.

El problema está en que fue una medida quizás un tanto drástica y que se tomó a la ligera, como quien dice. Aun pudiendo haberse planteado otras alternativas al exterminio. Pero si nos paramos a observar con la mirada tan objetiva como seamos capaces, nos daremos cuenta de que, digan lo que digan y sin saber nada del tema, la tala se ha practicado, salvo excepciones, en aquellos ejemplares que estuviesen exclusivamente bajo el tendido eléctrico, lo que nos lleva a pensar si el motivo es realmente el de la seguridad y no uno económico, como dicen otros.

Como se observa en las Fig. 32, 33 y 34, se han replantado las zonas afectadas. Aún así, este paisaje ahora desolador representará por siempre un vacío irremplazable que hará que más de uno cuando lo vea y recuerde lo sucedido, se pregunte si pudo haberse hecho algo más. O por lo menos, algo diferente.

IMG_20151006_191416

Fig. 32. Tala. Fuente: propia.

IMG_20151006_191340

Fig. 33. Tala. Fuente: propia.

IMG_20151016_162346

Fig. 34. Tala. Fuente: propia.

 

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

-Ayuntamiento de Sevilla. 2015. Ayuntamiento de Sevilla. Disponible en <http://www.sevilla.org/ayuntamiento/competencias-areas/area-de-habitat-urbano-cultura-y-turismo/a-servicio-de-parques-y-jardines/parques/parques-urbanos/parque-infanta-elena/parque-infanta-elena>

-Ayuntamiento de Sevilla. 2015. Urbanismo de Sevilla. Disponible en <http://sig.urbanismosevilla.org/TR_DistritosGU.aspx>

-Google Maps. 2015. (disponible en <https://www.google.es/maps/place/Parque+Infanta+Elena/@37.3940527,-5.9302414,17z/data=!3m1!4b1!4m2!3m1!1s0xd126f3a8451f923:0x9ce22999ee6f2aff>)

-Google imágenes. 2015 (disponible en <https://www.google.es/search?q=parque+infanta+elena&newwindow=1&es_sm=93&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0CAgQ_AUoAmoVChMI_dmpoZfMyAIVgTYaCh26IQue&biw=1366&bih=643#imgrc=o8-9Ul6gVvwXwM%3A>).

-Junta de Andalucía. 2015. Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía. Disponible en <http://www.juntadeandalucia.es/institutodeestadisticaycartografia/iea/cpLstDimensiones.jsp?CodConsulta=82029&Grupo=1&Dimc=9719&Prefijada=> [Visitado Octubre 2015]

-Piñero, F. 05/08/2014. Un oasis en la Sevilla de agosto: el Parque Infanta Elena.
SevillaCiudad. ABC de Sevilla. Disponible en <http://sevillaciudad.sevilla.abc.es/reportajes/este-alcosa-torreblanca/sociedad-este-alcosa-torreblanca/un-oasis-en-la-sevilla-de-agosto-el-parque-infanta-elena/> [Visitado Octubre 2015]

-SevillaGuia. 2015. SevillaGuia.com. Disponible en <http://www.sevillaguia.com/sevillaguia/parques/parques.htm>

-Sevillanismo. 2015. Sevillanismo. Disponible en <http://www.sevillanisimo.es/parques-sevilla/parque-infanta-elena-sevilla.html>

-Wikipedia. 2015. Wikipedia. Disponible en <https://es.wikipedia.org/wiki/Este-Alcosa-Torreblanca>

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.