Parque del Tamarguillo. Sevilla. Análisis crítico. LVQ. 2016-2017

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

1.- Análisis descriptivo.

  • Estudio del emplazamiento: fotografías aéreas, planos, mapas.

El parque fluvial de la cabecera del arroyo del Tamarguillo se encuentra dentro del área metropolitana de Sevilla entre la delgada línea que separa Sevilla Este de la barriada del Parque Alcosa y el aeropuerto de San Pablo. Este enclave natural consta de 96 hectáreas (960.036 m²), cuya delimitación física tiene los siguientes linderos:

  • Al Norte y al Este, con los terrenos pertenecientes al aeropuerto de san Pablo. (chincheta roja)
  • Al Sur, con la vía denominada Ronda del Parque Alcosa y con una vía de acceso restringido a zonas militares. (chincheta amarilla)
  • Al Oeste, con los terrenos del Centro Deportivo Alcosa. (chincheta verde)
  • Al Noroeste, con la autovía de Córdoba A-4 y con el enlace de conexión de la Ronda supernorte con dicha autovía. (chincheta azul)
Imagen 1.- Fotografía aérea y lindes del Parque del Tamarguillo (Sevilla). Fuente: Google Maps

Imagen 1.- Fotografía aérea y lindes del Parque del Tamarguillo (Sevilla). Fuente: Google Maps

 

Imagen 2.- Plano del Parque Tamarguillo. Fuente: Magrama.

Imagen 2.- Plano del Parque Tamarguillo. Fuente: Magrama.

2.- Origen histórico del espacio verde:

La fuente de recursos que nos ofrecen las llanuras de inundación y la vegetación que sustentan las aguas de las crecidas de los arroyos Ranillas y Tamarguillo ha sido una de las razones principales por la que numerosos asentamientos humanos, desde épocas de la prehistoria, han venido estableciéndose en este territorio, aunque dichas crecidas de estos arroyos han provocado grandes problemas como la inundación de 1961 y por la cual tuvo lugar el encauzamiento del arroyo Arenillas al rio Guadaira. En dicha zona que conforma hoy el Parque del Tamarguillo perteneció hasta principios de la década de los setenta a la “Hacienda Buena Esperanza” y que en sus orígenes se trataba de una dehesa de olivos y encinas, con toros bravos propiedad de la familia Marañón (precursores de la creación de la barriada de Alcosa)  aunque poco a poco se fuera adaptando a cultivos de secano.

En la década de los 80 dicha zona poseía zonas recreativas de una antigua base militar americana que fueron usadas por los vecinos de la zona. Con motivo de la Exposición Universal de 1992, se lleva a cabo en esta zona la construcción en pruebas del tren monorraíl. Tras el experimento, el Ayuntamiento abandona el espacio que se va degradando lentamente hasta convertirse en un vertedero incontrolado de residuos urbanos.

La fuente de recursos que nos ofrecen las llanuras de inundación y la vegetación que sustentan las aguas de las crecidas de los arroyos Ranillas y Tamarguillo ha sido una de las razones principales por la que numerosos asentamientos humanos, desde épocas de la prehistoria, han venido estableciéndose en este territorio, aunque dichas crecidas de estos arroyos han provocado grandes problemas como la inundación de 1961 y por la cual tuvo lugar el encauzamiento del arroyo Arenillas al rio Guadaira. En dicha zona que conforma hoy el Parque del Tamarguillo perteneció hasta principios de la década de los setenta a la “Hacienda Buena Esperanza” y que en sus orígenes se trataba de una dehesa de olivos y encinas, con toros bravos propiedad de la familia Marañón (precursores de la creación de la barriada de Alcosa)  aunque poco a poco se fuera adaptando a cultivos de secano.  En la década de los 80 dicha zona poseía zonas recreativas de una antigua base militar americana que fueron usadas por los vecinos de la zona. Con motivo de la Exposición Universal de 1992, se lleva a cabo en esta zona la construcción en pruebas del tren monorraíl. Tras el experimento, el Ayuntamiento abandona el espacio que se va degradando lentamente hasta convertirse en un vertedero incontrolado de residuos urbanos.

Imagen 3.- Transcurso de los años en el Parque del Tamarguillo. Fuente: Pepe Vázquez (Miembro Asociación Movida Pro-Parque Tamarguillo).

 

Tras 12 años de lucha de la asociación  Movida Pro – Parque del Tamarguillo por un espacio verde en el distrito Sevilla Este – Parque Alcosa – Torreblanca y gracias al apoyo económico de la Unión Europea por fin se consiguió convertir unos terrenos degradados en casi uno de los pulmones de la ciudad de Sevilla. Tras esto las obras de este enclave natural empezaron en el año 2008 mediante el Proyecto del nuevo encauzamiento del arroyo Ranillas donde se canaliza de forma naturalizada junto a su trazado original, uniendo sus aguas a las del Tamarguillo y la Reforestación Medio Ambiental del Parque del Tamarguillo promovido por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (aporta el 70% de los fondos para este parque), el ayuntamiento de Sevilla y la asociación antes nombrada. Una vez finalizadas las obras el Ayuntamiento de Sevilla anunció a través de distintos medios informativos que el Parque Tamarguillo se abriría en la primera quincena del mes de Diciembre de 2010, viendo que dicho parque no se abrió en la fecha fijada por el ayuntamiento y que se veía las claras intenciones de dicho organismo de querer iniciar la construcción de un tramo de la SE – 35 así como el intento de la empresa sueca IKEA de instalarse en dicha zona, hizo que los vecinos de dicho distrito se movilizaran creando la asociación Movida Pro – Parque Tamarguillo y el foro de Amigos del Parque del Tamarguillo los cuales tras varias manifestaciones lograron que el parque por fin fuese inaugurado en el año 2011.

Mediante dos inauguraciones la oficial programada por el ayuntamiento y la otra organizada por los vecinos de estas barriada. Aun así estos vecinos siguen luchando por sus derechos puesto que el ayuntamiento sigue teniendo la intención de llevar acabo ese proyecto.

Imagen 4.- Manifestantes en contra de la SE -35. Fuente: elforodelparque.blogspot.

Imagen 4.- Manifestantes en contra de la SE -35. Fuente: elforodelparque.blogspot.

3.- Elementos singulares de obra civil.

Nuestro espacio verde al contar con una superficie tan extensa, presenta una cantidad de elementos singulares de obra civil que al unirse cada uno de ellos hacen que disfrutes con cada uno de nuestros sentidos del parque.

Junto a la entrada principal de acceso desde la avenida Seneca encontramos hacia nuestra izquierda en el sendero que recorre todo este enclave, los primeros huertos ecológicos del parque que constan de 120 huertos destinados a los vecinos y colegios cercanos de la zona para producción ecológica, aun que es necesario mencionar que para adquirir uno de estos huertos debes de esperar cola de más de un centenar de ciudadanos por delante de ti.

Imagen 5.- Huertos ecológicos. Fuente: Propia.

Imagen 5.- Huertos ecológicos. Fuente: Propia.

Seguimos hacia delante y encontramos una zona de resguardo de aves donde se encuentran varias familias de pavos reales (Pavo cristatus).

Imagen 6.- Zona de resguardo acompañada de pavos reales. Fuente: Propia.

Imagen 6.- Zona de resguardo acompañada de pavos reales. Fuente: Propia.

En esta misma senda se establece un mirador de madera recientemente mejorado que nos da unas preciosas vistas de una isla central rodeada de los arroyos que se encuentran en esta zona así como se puede divisar la rica variedad natural que presenta en cuanto a aves, ya que esta isla sirve como alojamiento para las aves migratorias y flora.

Imagen 7.- Mirador a isla artificial. Fuente: Propia

Imagen 7.- Mirador a isla artificial. Fuente: Propia.

Un poco más hacia delante y casi pegando al aeropuerto de San Pablo encontramos el otro huerto ecológico que es más amplio que el primero anteriormente mencionado.

Imagen 8.- Segundo huerto ecológico junto a Aeropuerto de San Pablo. Fuente: Propia

Imagen 8.- Segundo huerto ecológico junto a Aeropuerto de San Pablo. Fuente: Propia

Volviendo por uno de estos caminos cercanos a la puerta principal del parque encontramos una plaza central con un auditorio de reminiscencias claramente romanas que puede albergar alrededor de 300 personas.

Imagen 9.- Anfiteatro romano. Fuente: José Manuel Algeciras Muñoz.

Imagen 9.- Anfiteatro romano. Fuente: José Manuel Algeciras Muñoz.

Finalmente, y justo al lado del cortijo de San Ildefonso encontramos el centro de formación permanente “Alcosa” edificio del ayuntamiento de Sevilla, que en la actualidad toma parte en los módulos de infraestructuras de jardines, montaje de estructuras metálicas de energía solar térmica y sistema fotovoltaico.

Imagen 10.- Centro de formación permanente " Alcosa" junto a cortijo de San Ildefonso. Fuente: Propia.

Imagen 10.- Centro de formación permanente » Alcosa» junto a cortijo de San Ildefonso. Fuente: Propia.

4.- Especies vegetales más importantes:

El parque del Tamarguillo es un paraje fluvial de trazado longitudinal que se encuentra en la cabecera de dos históricos arroyos el Tamarguillo y Ranillas, la gran extensión y el lugar privilegiado donde se asienta este parque hace que presente unas condiciones excepcionales para el asentamiento de una fauna y flora muy diversa. Debido a la variedad de unidades ambientales que se ofrecen a lo largo del parque, incluyendo espacios abiertos y reforestaciones de plantas propias de la región, pinares y eucaliptales, el Tamarguillo preserva especies autóctonas bien distribuidas y un humedal de características singulares con un conjunto de láminas de agua que, en total, ocupa alrededor de 15 hectáreas, que para su recuperación se han invertido más de 23 millones de euros de fondos europeos (FEDER). Actualmente predomina en casi todo el parque una gran dehesa con pastizal ruderal que ha crecido de forma espontánea, con especies arbóreas autóctonas de la zona como pueden ser las siguientes:

  • Acebuches (Olea europeae).
  • Encinas (Quercus ilex).
Imagen 11.- Quercus ilex y sus bellotas. Fuente: José Manuel Algeciras Muñoz.

Imagen 11.- Quercus ilex y sus bellotas. Fuente: José Manuel Algeciras Muñoz.

En la parte este de nuestro parque se presenta un importante bosque de eucaliptos (Eucaliptus camaldulensis) acompañado de pequeños matorrales dispersos de especies autóctonas mediterráneas como pueden ser el palmito (Chamaerops humilis), la retama (Retama monosperma) o el lentisco (Pistacia lentiscus).

Imagen 12.- Ejemplares de palmito y eucalipto. Fuente: José Manuel Algeciras Muñoz.

Imagen 12.- Ejemplares de palmito y eucalipto. Fuente: José Manuel Algeciras Muñoz.

Tras un gran proceso de reforestación realizadas a lo largo de los años, aparte de introducir una gran variedad de especies de pinos (Pinus sp.), tarajes (Tamarix gallica), algarrobos (Ceratonia siliqua), mimosas (Leucaena leucocephala) y acacias (Acacia sp), ha sido añadido especies de matorral mediterráneo como puede ser el tomillo (Thimus vulgaris), romero (Rosmarinus officinalis), mirto (Mirtus communis) y numerosas especies de jaras (Cistus albidus, crispus y salvifolius). También se observan en los límites del parque la presencia de frutales como el granado (Punica granatum) o setos con frutos como el conocido madroño (Arbustus unedo) que atraen a gran variedad de aves frugívoras (aquellas aves que se alimentan de frutos). También cabe destacar la presencia de árboles tropicales que se encuentran en la entrada principal del parque como puede ser el palo borracho (Ceiba speciosa).

Imagen 13.- Diversas especies de pinos. Fuente: José Manuel Algeciras.

Imagen 13.- Diversas especies de pinos. Fuente: José Manuel Algeciras.

Imagen 14.- Palo borracho y sus flores. Fuente: Propia.

Imagen 14.- Palo borracho y sus flores. Fuente: Propia.

Imagen 15.- Ejemplar de romero. Fuente: José Manuel Algeciras Muñoz.

Imagen 15.- Ejemplar de romero. Fuente: José Manuel Algeciras Muñoz.

Imagen 16.- Granados en los márgenes del parque. Fuente: José Manuel Algeciras Muñoz.

Imagen 16.- Granados en los márgenes del parque. Fuente: José Manuel Algeciras Muñoz.

Como dato informativo en este parque se encuentra las únicas palmeras autóctonas de la zona, es decir, el palmito, así como merece la pena conocer y destacar el único ejemplar de rebollo (Quercus pyrenaica) del municipio.

5.- Descripción del paisaje del entorno.

El parque del tamarguillo se encuentra alejado del centro de la ciudad de Sevilla, concretamente está ubicado entre Sevilla Este, la barriada del Parque Alcosa y el aeropuerto de San Pablo. El entorno que rodea al parque es muy diverso ya que se encuentra entre dos barrios de clase obrera. Desde antaño se asienta cada domingo el mercadillo de Alcosa que al lado se hallan grandes superficies comerciales como son el Alcampo, Bricor, Worten, el Sprinter y el outlet del corte inglés. Por lo que este gran enclave natural es una zona de ocio, donde podemos disfrutar de la naturaleza.

                  Imagen 17.- Grandes superficies comerciales cercanas al Tamarguillo. Fuente: Galsur.

Imagen 17.- Grandes superficies comerciales cercanas al Tamarguillo. Fuente: Galsur.

6.- Contexto poblacional, social, ambiental:

El distrito donde se ubica el parque consta de 102.855 ciudadanos, de los cuales 50.660 son hombres y el 52.195 restante son mujeres.

captura-de-pantalla-2016-10-17-00-32-32-2

Imagen 18.- Pirámide poblacional distrito Este. Fuente: Propia.

Nos encontramos en un barrio relativamente nuevo en proceso de expansión. Como podemos apreciar en el grafico las edades comprendidas entre 5 hasta 14 años son las que presentan un mayor censo en comparación con las edades que van desde 0 hasta 29 años. Sin embargo vemos que el mayor pico poblacional se da entre las edades de 40 a 44 años disminuyendo notablemente a partir de esta edad y siendo prácticamente inexistente los ciudadanos de mayor longevidad. Como conclusión, en este distrito predominan las familias jóvenes con 1 o 2 hijos.

En cuanto al contexto social es un barrio de clase obrera, caracterizado por la unión que existe entre sus vecinos debido a las diversas manifestaciones a favor de sus derechos. Aunque también existe una zona conflictiva, llamada entre los vecinos de la zona como “los blancos”, donde fueron ubicadas personas en riesgo de exclusión social que se encuentran en unos edificios cercanos al parque.

Esta población se encuentra en una zona muy urbanizada donde solo existen dos espacios verdes, es decir, el ya nombrado parque del Tamarguillo y el parque Infanta Elena situado en el barrio de Sevilla Este.

Imagen 19.- Edificio del parchís. Sevilla Este. Fuente: ABC de Sevilla.

Imagen 19.- Edificio del parchís. Sevilla Este. Fuente: ABC de Sevilla.

7.- Otras consideraciones.

En el transcurso de las obras de este parque se encontraron unos importantes e interesantes restos arqueológicos de estilo romano, de los cuales se destacan un capitel romano de estilo jónico, una dolía o vasija de barro, una punta de lanza y varios muros, datando dichos restos de los siglos III y IV después de Cristo. Estos restos son de gran importancia ya que por ejemplo el capitel jónico romano solo han sido encontrados tres en Sevilla siendo este el mejor conservado ya que está completo. Debido a la poca profundidad a la que han sido encontrados estos restos (50 cm de la rasante), existe la hipótesis de que podrían formar parte de una villa romana polifuncional dedicada a la explotación de los recursos medioambientales, agricultura, ganadería y artesanía en las afueras de la Híspalis Imperial.

Imagen 20.- Restos arqueológicos romanos. Fuente: Propia.

Imagen 20.- Restos arqueológicos romanos. Fuente: Propia.

Imagen 21.- Capitel jónico. Fuente: Pilar Gonzalez-blogspot.

Imagen 21.- Capitel jónico. Fuente: Pilar Gonzalez-blogspot.

Otro aspecto que me gustaría destacar es el cortijo de San Ildefonso el cual ha estado en esta zona desde la década de los 70, siendo en la actualidad una zona de resguardo para los utensilios de los huertos ecológicos.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.