Parque Alquería del Pilar (Análisis Crítico)

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail
  1.  Análisis Crítico

a. Estilo Actual

En la búsqueda de un estilo que identificase al parque, no hemos encontrado uno que lo especificase del todo, pero hemos podido entender que podría tratarse de un estilo inglés, dado que hay varios aspectos que posee el parque o que en su día ostentó.

El estilo de inglés en jardines se caracteriza por la presencia de estatuas, agua y terrenos circundantes. Estos tres elementos los podemos ver en La Alquería.

Por una parte, el parque posee gran número de estatuas y representaciones de personajes que tuvieron alguna que otra relación con el parque o con los poetas que venían en su inicio a éste. Una de las estatuas que nos encontramos junto a la Casa de la Cultura es la de Don Juan Tenorio, la cual tiene en su frontal una pequeña cita de Tirso de Molina en la que se distingue: “Venga tan gran caballero a ser hoy en Dos Hermanas honra de estas viejas canas”.

IMG_20141026_173556

Fig. 1 : Estatua de Don Juan Tenorio

Otro elemento que se aprecia es el agua y de distintas maneras, ya sea almacenada como en el bello estanque que posee como en continua brotación con fuentes, es el agua.

La alquería posee diversas fuentes extendidas por su territorio y que le dan una singular belleza a los jardines donde se sitúan, dándole vida y música a éstos, ya que es un lugar idóneo para relajarse escuchando el caer del agua y reflexionar o inspirarse en el caso de los poetas que poseían éstos terrenos.

Fig. 2: Fuente de agua situada en el centro de una plazoleta.

Fig. 2: Fuente de agua situada en el centro de una plazoleta.

El último elemento lo podemos encontrar sin ir más lejos en ejemplos como el de la fuente, en el que los jardines rodean a tales fuentes. También podemos encontrarnos con setos en forma de figuras que rodean a Palmeras datileras y Cinamomos.

Fig.  3: Representación de terrenos circundantes.

Fig. 3: Representación de terrenos circundantes.

b. Usos del Espacio

En la Alquería del Pilar nos encontramos con distintas zonas según las necesidades del visitante, es decir, por un lado nos encontramos una zona de juegos infantiles dedicada a los más pequeños como ya comentaremos posteriormente. Si nos movemos, nos encontraremos con otra cercana a la distinta vegetación que hay presente pero enfocada para comer o tomar un café y disfrutar de una agradable conversación en la terraza que posee el bar.

También hay una pradera con una gran presencia de Eucaliptos azules en la que hay situados varias mesas con bancas de madera para pasar el día en familia y comer a la sombra de éstos ejemplares.

Fig. 4 : Zona de merenderos.

Fig. 4 : Zona de merenderos.

Si nos tenemos que referir a una zona concreta del parque nos referiríamos a la que conformaba la antigua huerta de Ybarra, en la que se distingue el trayecto que usaba el pequeño tren en 1850 para sacar piedras de la cantera y que hoy en día se ha aprovechado muy bien dándole un uso enfocado a la actividad física con los aparatos para hacer deporte.

En esta zona se puede apreciar la vivienda del Conde, actual la Casa de la Cultura como hemos dicho anteriormente.

Además de lo dicho antes respecto a ésta zona, su singularidad viene por se gran importancia a nivel botánico, donde nos encontramos especies como la palmera de Chile, el árbol de la bella sombra, el árbol botella o algunas jacarandas gigantes, las cuales, algunas llevan allí más de 100 años.

c. Circulaciones (Caminos), accesos existentes

El parque cuenta en la actualidad con varias entradas a lo largo de su perímetro. La mayor es la que se encuentra situada en la Av. 28 de Febrero, la cual permite la entrada de vehículos hasta un parking situado en su interior, siendo ésta la única opción para que puedan entrar vehículos.

La calle Pedreras cuenta con otra entrada que lleva directamente con uno de los espacios más usados por los niños, el parque infantil de juegos, cuyo pavimento es de albero bien apelmazado en su mayoría y arena en los alrededores más inmediatos de los columpios.

La calle Esperanza cuenta con otra entrada por la cual se podría llegar a la Casa de la Cultura sin necesidad de atravesar el parque entero. Los caminos que rodean ésta zona siguen siendo de albero compacto, pero con pequeños socavones en zonas puntuales que aprovecha el agua del riego o de lluvia para estancarse.

La última entrada la encontramos en la calle El Arsenal. Ésta entrada colinda prácticamente con las vías del tren que hay en uno de los laterales del parque.

Los caminos que nos podemos encontrar si vamos caminando por el parque son, como ya hemos dicho antes, de albero compacto con los borde de adoquines, pero existe una zona en la cual se nota un poco más la mano del hombre, ya en los aparcamientos se ha optado por el hormigón en vez del albero, situación que podría entenderse si pensamos como podría ponerse en los días de lluvia y con el paso de coches.

Fig. 1: Terraza del bar situada junto al estanque.

Fig. 5: Terraza del bar situada junto al estanque.

Fig. 2: Vista de la estación de trenes situada en un lateral del parque.

Fig. 6: Vista de la estación de trenes situada en un lateral del parque.

d. Estado de conservación y mantenimiento

La conservación de éste espacio botánico en general podríamos decir que es buena, pero como casi siempre, la huella del hombre queda reflejada en la naturaleza.

El vandalismo no se deja notar en edificios importantes como La Casa de la Cultura o el Auditorio Municipal, puesto que son zonas del parque muy visitadas por autoridades y con menores riesgos de sufrir cualquier percance.

En la zona de los servicios aparecen la primeras pintadas en puertas y paredes.

Incluso los árboles no se quedan atrás y algunos de ellos tienen en sus troncos pintadas que restan belleza a algunas de las praderas.

Fig. 3: Ejemplo de vandalismo en un árbol centenario.

Fig. 7: Ejemplo de vandalismo en un árbol centenario.

Debemos indicar que no hemos visto roturas de mobiliario urbano ni de otros elementos singulares, y que solo hemos podido apreciar con lo que ello conlleva, algunas pintadas.

Otra zona vandalizada es donde se encuentran los aparatos para realizar ejercicios físicos.

Fig. 4: Pintadas en las máquinas de hacer ejercicios.

Fig. 8: Pintadas en las máquinas de hacer ejercicios.

e. Mobiliario urbano y Juegos infantiles

En el parque nos podemos encontrar con bancos para poder descansar después de pasear por éste o simplemente contemplar las vistas que nos proporciona. Éstos bancos son de metal y sin reposabrazos.

Fig. 5: Ejemplo de banco que nos encontramos en el parque.

Fig. 9: Ejemplo de banco que nos encontramos en el parque.

Las farolas presentes en todos los caminos del parque son también de metal, aunque éstas no mantienen el color característico de los metales como los banco, sino que están pintadas de verde.

El tamaño medio es de unos 5-6 metros y acaba en una cúpula que ilumina.

Fig. 6: Pradera en cuyo lateral se encuentran las farolas que iluminan los caminos anexos.

Fig. 10: Pradera en cuyo lateral se encuentran las farolas que iluminan los caminos anexos.

A lo largo de todo el parque, en los caminos enexos a las praderas y la zona central de éste, nos encontramos con numerosas papeleras para tirar la basura y no ensuciar el parque.

Fig.  : Papelera en uno de los parques.

Fig. 11 : Papelera en una zona del parque.

Como hemos indicado anteriormente, el parque cuenta con una zona claramente dedicada para los más pequeños, ya que son ellos los que pasan gran parte del tiempo en éste. Ésta zona es la del parque infantil de juegos, donde se distinguen diferentes juegos infantiles dependiendo de la edad de los niños. Por una parte se distinguen toboganes que abarca casi todas las edades, columpios de metal para que no se estropee con el paso del tiempo ni con las inclemencias meteorológicas y que son aconsejables para niños de 5 años hacia delante.

Los juegos de muelles y balancines también están presente para el disfrute de los niños de entre 2 y 9 años.

Dado que a los niños les encanta jugar con la arena , hay un pequeño cuadrado con arena en su interior y una especie de polea para que jueguen a cargar cubos de arena.

Lo último que podemos encontrar es una pequeña casetilla de madera, ya que es bien conocido el interés de los niños a jugar a las “casitas”.

Fig. 7: Parque infantil de juegos.

Fig. 12: Parque infantil de juegos.

 

f. Sistemas de riego

En el ámbito de los sistemas de riego no hemos podido encontrar información que estuviese referida al parque en sí, pero hemos podido recopilar información sobre cómo se maneja el riego en las zonas verdes de Dos Hermanas, por lo que podemos incluir al Parque de La Alquería del Pilar.

Según éste documento, las zonas vegetales de la población nazarena se regarán con una frecuencia diaria o cada ciertos días dependiendo de las condiciones climáticas, de la especie y su necesidad hídrica.

Dependiendo de la zona donde se encuentre la zona verde, se regará con redes automáticas, bocas de riego, o redes semiautomáticas y cubas.

Los riegos se efectuarán en el horario de trabajo, aunque éste no es fijo, ya que dependerá de si las condiciones climáticas varían y es necesario regar.

Según la normativa, el riego se llevará a cabo con un agua no potable y siempre cuidando de no malgastarla con riegos desproporcionados, o bocas mal cerradas, etc.

La conservación se los sistemas de riego se llevarán a cabo según los criterios técnicos del Servicio de Parques y Jardines, y si hubiese alguna avería, ésta deberá ser arreglada en menos de 48 horas.

En nuestras visitas, pudimos observar que las praderas y las especies arbóreas que allí se encuentran, se riegan con sistemas de riego por aspersión con aspersores fijados al suelo por hormigón y que se elevan al comenzar el riego.

Fig. 8: Aspersor situado en una de las praderas que hay.

Fig. 13: Aspersor situado en una de las praderas que hay.

Mientras, en las zonas donde no hay praderas pero sí árboles como cítricos, palmeras, nísperos, etc., el riego se lleva a cabo mediante goteros.

En algunas zonas del parque, normalmente en las praderas, nos podemos encontrar con ciertas bocas de riego, esto puede deberse a que algunas especies no le llegue el agua como debería y se han tenido que colocar éstas tomas para poderlas regar a mano con mangueras.

Fig.  : Boca de riego sin candado.

Fig. 14: Boca de riego sin candado.

Fig.  : Aspersor y toma de agua contiguas.

Fig.15 : Aspersor y toma de agua contiguas.

Fuente: http://www.doshermanas.es/dher/export/sites/default/dher/portal/ayuntamiento/contratacion/pdf/2014/02/pliego_txcnico_zonas_verdes.pdf

g. Otros problemas detectados

De las cosas que podemos señalar que más falta hacía en éstos últimos años era una zona vallada y con material arenoso para poder dejar sueltos los perros de los visitantes y que pudiesen hacer sus necesidades (“pipican”), ya que en todo el parque está prohibido dejar suelto a los perros, situación que no se cumple en algunos casos como pudimos comprobar en nuestras visitas.

Fig.  : Zona pipican en el parque.

Fig. 16 : Zona pipican en el parque.

Fig. 8: Tablón con las normas a respetar dentro del parque.

Fig. 17: Tablón con las normas a respetar dentro del parque.

En algunas praderas existen tomas de riego como ya hemos comentado, y éstas tienen una tapadera de metal, pero están abiertas y sin ninguna protección, siendo un peligro para cualquier niño que intente tocar o incluso para aquellas personas que se vean tentadas a sustraer cualquier elemento.

Otra de las cosas que se podían mejorar y que los visitantes estaría agradecidos sería el colocar más fuentes de agua potable para beber en algunas zonas del parque donde no cuentan con ellas como las praderas. Éstas se encuentran mayoritariamente en la zona del Bar, del estanque y de las máquinas de ejercicio físico.

En algunas zonas del parque se puede observar cómo han sido talados árboles y no han vuelto a sembrar árboles de la misma especie o parecida que se adecuase a las condiciones.

Algunos árboles sufren podas muy agresivas en determinados momentos del año ocasionándoles graves daños e incluso la muerte. Podas agresivas como el desmochado, que consiste en cortar las ramas a ras del tronco, provocándole al árbol grandes daños e incluso la muerte. Otra poda agresiva que se lleva aplicando los últimos tiempos en el parque es el terciado, poda agresiva para el árbol pero en la cual se dejan las ramas un tercio de su longitud.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.